Los aceites esenciales son extractos naturales de plantas aromáticas, reconocidos por sus propiedades terapéuticas tanto a nivel físico como emocional. Al tratarse de sustancias muy concentradas, para evitar riesgos, debemos conocer sus propiedades, indicaciones y contraindicaciones, respetar las dosis recomendadas  y utilizarlos con precaución.


Precauciones y recomendaciones generales a seguir:

  • Embarazo y Niños: Totalmente desaconsejado el uso de aceites esenciales durante el embarazo, especialmente en los 3 primeros meses, y en niños menores de 3 años. Para niños entre 3 y 12 años se aconseja reducir las cantidades a la mitad. Recomendamos que se informen con un profesional de la medicina o aromaterapia. Los aceites esenciales deben mantenerse fuera del alcance de los niños.
  • Ingestión: No es aconsejable ingerir un aceite esencial sin supervisión de un profesional de la medicina o a un experto en aromaterapia científica. En caso de accidente, ingerir aceite vegetal (por ejemplo aceite de oliva o girasol) y acudir inmediatamente a un centro médico.
  • Contacto con la piel: No es aconsejable aplicar aceites esenciales puros directamente sobre la piel. Los únicos aceites esenciales que se pueden usar directamente sobre la piel son los de lavanda, árbol del té y manzanilla (aunque, para mayor seguridad, aún con estos aceites esenciales, debemos hacer un testeo y comprobar en el antebrazo que no tengamos alergia o intolerancia). El resto, deben diluirse en una sustancia conductora como aceites vegetales, arcillas, agua, o alcohol.
  • Contacto con los ojos y mucosas: La mayoría de aceites esenciales son irritantes, por lo que No pueden aplicarse en los ojos, mucosas auriculares o nasales y en caso de que tuviéramos contacto de forma accidental, debemos   aplicar aceite vegetal (por ejemplo aceite de oliva o girasol) con un algodón sobre el ojo tratando de arrastrar los restos del aceite esencial y luego aclarar con agua abundante.
  • Aceites Fotosensibilizantes:  Algunos aceites esenciales como los que provienen de los cítricos, como el limón, la naranja o la bergamota son fotosensibles, eso significa que debe evitarse la exposición solar después de su aplicación, en caso contrario podrían aparecer manchas en la piel o causarnos leves quemaduras.
  • Aceites Dermocáusticos: Algunos aceites esenciales, como la canela y el clavo, son dermocáusticos, por lo que en caso de picor en la piel, diluir siempre con aceite vegetal.
  • Hidrosolubilidad: Los aceites esenciales no son solubles en el agua, por lo que en el caso de utilizarlos en el agua del baño, deben dispersarse antes en leche, miel u otro dispersante para evitar irritaciones.


Toda la información de esta página o de cualquiera de nuestras páginas de aceites esenciales es meramente informativa y no puede considerarse una información médica.
Etsaroma  no asume ninguna responsabilidad sobre los usos terapéuticos de los productos contenidos en esta web. Para cualquier duda o consulta relacionada con posibles tratamientos terapéuticos específicos, recomendamos dirigirse a su médico o profesional de la salud formado en aromaterapia.